Centro de Investigación en Minería Sustentable JRI
Centro
de Investigación
en Minería
Sustentable

Qué hacemos

Desarrollamos investigación aplicada para aportarle valor a la minería y generamos conocimientos relevantes para la industria.

Cómo trabajamos

Garantizamos excelencia en nuestros resultados gracias a nuestras acreditaciones, nuestra política de calidad y nuestro proceso de trabajo.

Quiénes somos

Contamos con un equipo de trabajo altamente calificado en todos los niveles y nuestra historia acredita nuestros resultados de excelencia.

Biblioteca

Somos protagonistas en la generación de conocimientos para la minería y en los seminarios y congresos que convocan a los especialistas de la industria.

Entrevista a Pamela Garrido, gerente general del Centro de Investigación JRI: “CI-JRI da un valor agregado a JRI, muchas veces intangible”

06 Mayo, 2016

6 de mayo de 2016

Trabaja en JRI desde 2012 y el año pasado asumió como gerente general del Centro de Investigación de JRI, donde actualmente prestan servicios trece personas, además de alumnos memoristas, estudiantes en práctica y personal a honorarios, administrativo y de apoyo, desarrollando tanto trabajo experimental como investigación aplicada. En esta entrevista, Pamela Garrido nos cuenta

¿En qué consiste el trabajo experimental y de investigación que desarrolla CI-JRI?

El trabajo experimental considera ensayos estándar de caracterización de pulpas metalúrgicas, evaluación de prototipos e implementación de nuevos ensayos o metodologías de medición, liderados por la jefa de Laboratorio, Patricia Fernández, quien trabaja con un técnico y cuatro laboratoristas. Por otro lado, el área de investigación está liderada por mí, desarrollando proyectos de I+D+i financiados con recursos públicos, recursos propios y de JRI. En esta línea contamos con un doctor en matemáticas y dos ingenieros, además del apoyo fundamental de los doctores Ramón Fuentes, Enrique Román y María Teresa Zandarín, además de asesores expertos de JRI, tales como Juan Rayo, Víctor Encina, Nélida Heresi e ingenieros del staff de JRI. Estas áreas de trabajo describen el quehacer de CI-JRI, se entrelazan y complementan, lo que hace del centro una entidad dinámica, que aborda siempre nuevos desafíos.

Con base en tu experiencia en CI-JRI, ¿cuáles han sido los principales obstáculos que el centro ha debido sortear y cuáles son los principales logros?

CI-JRI ha pasado momentos muy complejos, pero creo que el principal obstáculo que hemos debido sortear fuimos nosotros mismos. Personal autocomplaciente, muy seguro de que éramos los mejores, principalmente en el desarrollo del trabajo experimental, pero sin reconocer que existían aún grandes desafíos por abordar y cosas que aprender y mejorar. Además, aunque contábamos con la directriz de gente altamente capacitada, como Nélida Heresi, Ramón Fuentes y Juan Rayo, como Centro de Investigación no nos conocía nadie o muy pocos, tanto así que ni siquiera la gente de JRI tenía claro quiénes éramos y qué hacíamos. Se hablaba de nosotros como “el laboratorio” y no se tenía claro qué líneas de investigación abordábamos ni que ensayos podíamos realizar.

Con respecto a los principales logros, 2015 fue un año de cosecha: la siembra realizada en los primeros años (2011-2013) dio sus frutos. La rigurosidad con que se abordó el desafío de implementación de los ensayos, la capacitación y capacidades del personal se vio premiada y reconocida. A fines de 2014 logramos la acreditación bajo la Norma NChISO 17025, contando desde ese momento con el único laboratorio de caracterización de pulpas acreditado en Chile. Luego, en marzo de 2015, fuimos reconocidos por Corfo como un centro capacitado para realizar actividades de I+D bajo el alero de la ley de beneficio tributario, lo que nos convierte en una entidad atractiva para empresas mineras para el desarrollo de I+D.

¿Qué otros hitos nos puedes mencionar que ha logrado el centro?

La consolidación del trabajo en conjunto con JRI gracias a la adjudicación de proyectos con una fuerte base experimental, que han requerido una mirada y el análisis de los resultados por parte de expertos de distintas áreas, tales como geotecnia, procesos e hidráulica.

Además, desde fines del año pasado hemos iniciado trabajos de medición en terreno y asesorías integrales de mejoras en los laboratorios de las empresas mineras, con el fin de estandarizar sus métodos de medición y ayudar en la interpretación de los resultados de sus mediciones. Otro ítem ha sido la identificación de nuevas líneas de desarrollo, tales como geotecnia y en general geometalurgia; la adjudicación de tres proyectos Corfo asociados a investigación aplicada, además de participación en proyectos de I+D liderados por JRI. Por último, hemos logrado consolidarnos y dar a conocer que somos mucho más que un laboratorio, pero por supuesto queda mucho camino por recorrer y desafíos que abordar.

¿Cuáles son las áreas de expertise del Centro de Investigación y cómo esta experiencia se enlaza con el trabajo que JRI realiza con sus clientes?

CI-JRI está creciendo. Hasta hace un año nuestra principal área de desarrollo era el estudio de relaves en espesamiento y transporte, pero hemos ido incorporando nuevos estudios, como los análisis geometalúrgicos asociados a relaves; generación de relaves a partir de sondajes, incorporando ensayos de molienda y flotación y últimamente, y el desarrollo de estudios de depósitos de relaves a través de ensayo de consolidación edométrica, liderados por la Dra. María Teresa Zandarín. El CI-JRI da un valor agregado a JRI, muchas veces intangible. Una empresa de ingeniería que realiza I+D+i y que cuenta con un centro de investigación es una empresa sui generis, que creemos genera una muy buena impresión por parte de los clientes mineros. Contar con estas características le ha permitido a JRI, por ejemplo, determinar parámetros útiles para sus desarrollos, tanto en diseño como en optimización de procesos, o, más aún, le ha permitido diseñar y evaluar nuevos prototipos o tecnologías que podrían a futuro generar quiebres tecnológicos.